El atelier de Vendimia, a pleno

El atelier de Vendimia, a pleno

Por 29/01/2016 16:00

La fiesta de la vendimia ya se palpita. Más de 40 costureras y asistentes trabajan en el vestuario de “Vendimia de la Identidad”.
 
Desde hace 2 semanas, en el edificio de La Bancaria Casa Escorihuela-Arizu, en Patricias y Gutiérrez de la Ciudad de Mendoza, trabajan las personas que realizan los trajes de los artistas de Vendimia 2016. En esta edición, el staff está conformado por 25 costureras 5 asistentes de vestuario, 9 asistentes generales, 7 planchadoras, 3 lavanderas y 4 encargados de vestuario. Para la convocatoria 2016 las costureras son personal calificado.
 
Alejandra Bravo es modelistas y trabaja desde 1998 como costurera en la Vendimia.  
  

 
“Entré como costurera con una Singer viejísima a pedal, luego la pase a motor, todas traemos aun hoy nuestras máquinas.” Alejandra es la costurera con más experiencia en vendimia, dentro del equipo. Los 18 años de trabajo la han llevado a ser la única modelista de la fiesta. “Soy la encargada de cortar todos los trajes y la moldearía, trabajo sola con un ayudante.”
 
La modelista recuerda que empezó con la tarea de costurera en la vendimia, por que quería algo distinto para su vida. “Quería vacaciones, acá yo me entretengo, la paso bien, estas son mis vacaciones. Esto me gusta. A nosotras nos convocan a partir de diciembre hasta la fiesta y comenzamos viendo el material existente y, luego, con las reuniones con el director y el diseñador empezamos a organizarnos”.
   
Alejandra, al igual que todos sus compañeros, trabaja 7 horas diarias, pero, conforme se acerque el 5 marzo, las horas se extenderán. “Nosotras nos sentimos parte de la fiesta, desde que llegan las telas, o antes también. Igualmente, yo veo la fiesta en vivo, pero me pago la entrada, por que me gusta verla bien de cerca”, contó Alejandra.
 
La esquina de Patricias y Gutiérrez de Ciudad, recientemente pintada por la Secretaría de Cultura, se encuentra con sus ventanas abiertas para que Mendocinos y turistas puedan ver, desde las veredas, parte de la cocina de “Vendimia de la Identidad”.

Fuente: Prensa Cultura 

 

Participa

Comparte o comenta el arículo