Verónica Cangemi y la Filarmónica, el plato fuerte de la primera repetición de la Vendimia

Verónica Cangemi y la Filarmónica, el plato fuerte de la primera repetición de la Vendimia

Por 06/03/2016 22:15

Teatro Griego Frank Romero Day se viste de gala y tradición por segunda noche consecutiva en lo que es la primera repetición de la Fiesta Nacional de la Vendimia. En esta oportunidad, luego del show artístico, alza su voz la soprano Verónica Cangemi junto a la orquesta Filarmónica.

El repertorio diseñado por la artista local de reconocimiento internacional abarca imprescindibles arias de ópera como el “Je veux vivre” de “Romeo y Julieta” (Charles Gounod), pero también el “Ave María” deSchubert, una selección de boleros (“Júrame”, “Solamente una vez”, “Te extraño”) y “Virgen de la Carrodilla”.

Por su parte, la orquesta dirigida por Gustavo Fontana ofrece dos obras de compositores argentinos: el “Libertango”, de Ástor Piazzolla y, en honor al centenario de Alberto Ginastera, el Malambo de su suite “Estancia”. Además los músicos prepararon para esta noche la “Obertura festiva” (Dmitri Shostakovich), el célebre “Vals de las flores” (de “El Cascanueces” de Piotr Tchaikovsky) y el aun más famoso“Bolero” de Ravel.

Ayer comenzó la 80 edición de la fiesta mayor de los mendocinos. La flamanete Reina Nacional de la Vendimia es Esta es la representante de Luján de Cuyo, Giuliana Lucoski.

“Vendimia de la Identidad”, con guión y dirección de Alejandro Grigor, tiene a más de 800 bailarines, actores y músicos en escena.

El guión recopiló la identidad forjada en el camino recorrido y dio vida a íconos de la historia como San Martín, gestor de la libertad de América, en unión con un reconocido prócer local, Tomás Godoy Cruz, quien fue parte estratégica en la firma del acta de la Independencia.

La historia recreada muestra también al hombre primigenio, el gen original y la llegada del inmigrante, los precursores de la mixtura de sangres que hoy identifica a América. Como parte de esa identidad el relato reflejó la Mendoza profunda, sus tradiciones y costumbres, para adentrarse en el homenaje al trabajo de la tierra, en ese festejo propio de la cosecha y venerando a la Virgen de la Carrodilla, patrona de los viñedos.

La Fiesta de la Vendimia llevó a la fantasía, donde los duendes del vino acuden a la coronación jubilosa del trabajo cumplido y la música encarna el alma popular y expresa el mágico hecho del festejo, celebrando el trabajo cumplido con alegría. El festejo expresa la identidad popular, la alegría por la cosecha y, fundamentalmente, celebra el vino nuevo, que representa un símbolo de esfuerzo y trasformación de los vitivinicultores mendocinos, esta vez con una puesta en escena que el público aplaudió de pie.

 

 Fuente: Los Andes Diario

Participa

Comparte o comenta el arículo